Empecemos de cero. Analizamos la Cuenta de Resultados de Iberia y le aplicamos otra gestión (una gestión correcta). Con un simulacro totalmente conservador, los resultados que se obtienen son indicadores de la nefasta gestión realizada por Iberia, que arroja pérdidas de 241 millones de euros cuando con una gestión “distinta” se hubieran conseguido más de 300 millones de beneficios antes de impuestos.

 

Cuando hablamos de rentabilidad, queremos decir que Iberia hoy tendría beneficios de 300 millones de euros frente a las pérdidas reales de 241 millones si

  • … no hubiera cedido la producción a otras compañías como Vueling y Air Nostrum. Con esta cesión de producción Iberia ha perdido 140 millones de euros      
  • …hubiera mantenido el negocio de carga, que ha significado la pérdida de 21 millones de euros
  •   …hubiera renovando la flota con aviones más eficientes, que hubieran significado un ahorro de 200 millones de euros en combustible
  •   …la dirección hubiera cumplido los pactos laborales. El incumplimiento sistemático de los pactos ha llevado a huelgas del personal con costes de 50 millones de euros.
  •  …la dirección hubiera aplicado las medidas del Laudo, que suponían ahorros en los costes de 323 euros por hora en las tripulaciones de Iberia Express. Al  no aplicar esta medida, Iberia ha perdido 59 millones de euros.
  •   …no se hubiera segregado creando Iberia Express, que ha significado el gasto de 62 millones de euros en el reacondicionamiento y mantenimiento de aviones para esta compañía
  • …sus directivos hubieran hecho una correcta gestión de sus activos