Ahora que vamos despacio…tralará… vamos a contar mentiras…tralará…

La dirección de Iberia sigue contando mentiras para contaminar a la opinión pública contra los trabajadores de la compañía. Ahora Rafael Sánchez Lozano, el CEO de Iberia, se está encargando de decir que durante las negociaciones  que tuvieron lugar durante tres meses y que concluyeron a 31 de enero sin acuerdo, la compañía ofreció a los sindicatos que las bajas fueran voluntarias, a través de prejubilaciones, y que los sindicatos lo rechazaron… Al contrario: ¡esta es una de las propuestas de los trabajadores, que han exigido que toda baja que haya en la compañía sea siempre por prejubilaciones!

Desde esta plataforma, una vez más, queremos resaltar que los sindicatos han dejado clara su postura, han accedido a importantes rebajas salariales a cambio de incrementar la productividad, y han exigido la integración de Iberia Express en la matriz, así como garantías de crecimiento (un Plan de Viabilidad) que la empresa no está dispuesta a conceder. Y es por esto por lo que no puede haber un acuerdo. Así, por mucho que Sánchez Lozano diga que ha ofrecido despidos voluntarios (es radicalmente falso) lo que realmente quiere es:

  • Un recorte salarial del 70% para los que se queden,  a través de recorte salarial directo, congelación salarial de 6 años, congelación de niveles y desaparición de aportaciones a las pensiones del Fondo Mutual. Mientras, Iberia paga las pensiones de los británicos y los trabajadores están meses sin cobrar sueldo (ERTES).
  • Que dentro de un año y medio ya pueda poner 70 Aviones en IBxpress, mientras deja ir a comandantes sin cumplir el Laudo y contrata nuevos copilotos estos días, tanto en Iberia Express como en Vueling,  al mismo tiempo que amenaza con despedir a 314  pilotos en Iberia.
  • Quitar las limitaciones que establece el Laudo para que Vueling pueda volar en Madrid y hacer Largo Radio.
  • Además, se niega a compromisos de crecimiento, ni siquiera los que se comprometió al inicio de la negociación, ni a comprometerse a la tan cacareada inversión de 2.000 millones en renovación de flota.

Insiste Sánchez Lozano en que los sindicatos han rechazado las propuestas de la compañía a lo largo de los tres últimos meses, pero se cuida muy mucho de no poner en conocimiento de la opinión pública estas exigencias que hace la compañía a los sindicatos. Los trabajadores de Iberia no pueden aceptar estas condiciones sin un plan de crecimiento para la compañía. Porque los trabajadores de Iberia saben que, si se aceptan, la compañía quedará reducida a la nada, y lo que hoy son 3.807 despidos, mañana serán el doble, y pasado, el triple.

#SAVEIBERIA