Siguen intentando convencernos de que British Airways es lo mejor que le ha pasado a Iberia. Nos hablan continuamente de la rentabilidad de la compañía (o la falta de ella) y presentan, en el Plan de Transformación (que en realidad es un Plan de Destrucción Masiva de Iberia),  el compromiso de alcanzar un ROCE (“rentabilidad sobre el capital empleado”, un parámetro usado para medir la rentabilidad de una compañía) del 12%. 

No deja de sorprendernos el contraste de este dato con los que arroja un informe de la IATA (International Air Transport Association) que analiza la rentabilidad de las líneas aéreas y que pone de relieve que Iberia se propone objetivos que no se han alcanzado en la industria durante los últimos 30 años.

 

Fuente: IATA

Si la rentabilidad de la industria aérea desde 1981 no ha alcanzado jamás el 12% del ROCE (ni durante las mejores épocas económicas), ¿cómo es que Iberia se plantea en su Plan de Transformación una rentabilidad del 12%?

El Plan de viabilidad propuesto por Iberia, una vez más, no deja de ser una ilusión, e intenta convencernos con mentiras de que su implantación en la aerolínea mejorará y saneará las cifras de la compañía. La rentabilidad que propone la compañía sería imposible conseguirla, puesto que nunca la industria ha alcanzado esa misma rentabilidad.

Es un hecho bien establecido que el sector aéreo sufre de rentabilidad insuficiente y que desde el año 2000, la industria no ha logrado cubrir su costo de capital.