Ayer abc.es publicaba que el futuro de Iberia pasa por romper su fusión con British Airways. Los expertos consultados por el medio señalan que los términos en los que se acordó la fusión entre ambas compañías son “perjudiciales para la compañía española” y que los mercados de Iberia y British Airways “no son independientes”.

¿Cómo está afectando esta fusión a Iberia? Hemos recogido una serie de datos que nos ayudan a arrojar luz sobre la delicada situación que atraviesa la aerolínea española.

UNA FUSIÓN QUE ESTÁ RESULTANDO PERJUDICIAL

Iberia registró beneficios de forma consecutiva desde 1996 hasta 2008 (como se muestra en el gráfico inferior). Los primeros resultados negativos de la compañía llegan en 2009 tras el acuerdo de fusión con British Airways, momento en el que Antonio Vázquez y  Rafael Sánchez se encuentran en la dirección. En 2011 la creación de IBERIA Express fue el detonante para que Iberia no levante el vuelo y sus pérdidas sean persistentes.

 

Al mismo tiempo, British Airways estaba prácticamente quebrada debido a un importante agujero económico relativo a la quiebra del fondo de pensiones de sus empleados.  Los riesgos que asumía Iberia con esta operación eran conocidos, puesto que estaban recogidos en el documento de Registro de IAG en la Comisión Nacional del Mercado de Valores bajo el título “Los riesgos relativos a British Airways”

 

Por lo que nos surge la siguiente duda: ¿Cómo, en estas circunstancias, la dirección de Iberia dio luz verde a la fusión? ¿Pretendía el señor Vázquez hacer la misma operación que realizó con Tabacalera cuando pasó a manos de Imperial Tobacco?

En el siguiente gráfico se puede apreciar claramente cómo ha afectado la fusión a Iberia, registrando pérdida de más de 300 millones, mientras que British Airways después del proceso registraba 880 millones de beneficios. ¿Realmente quieren convencernos de que se trata de una fusión entre iguales?

 

Los motivos de esta reducción de beneficios son muchos y variados:

  • La decisión de la compañía de no renovar la flota de largo radio, lo que habría supuesto un ahorro de más de 200 millones.
  • El traspaso de aviones a otras compañías.
  • Reducción de rutas y supresión de líneas (que en la mayoría de los casos resultaban rentables, como la de Uruguay)

Razones que no están asociadas directamente a la crisis económica que atraviesa España, puesto que el  principal negocio de la compañía estaba en unir Europa con Iberoamérica, mercado en el que, curiosamente, British Airways ya está presente.