Este es el modelo que los británicos quieren para Iberia para convertirla en su línea low cost para el sur de Europa, de la mano de su presidente Antonio Vázquez y de su consejero delgado Rafael Sánchez-Lozano: una Iberia segregada en Iberia Express, que no es más que una línea de bajo coste.

Este ha sido el comportamiento de Iberia con los pilotos que han exigido que se cumpliera la ley:

  • Comenzaron despidiendo a pilotos que exigían el descanso mínimo legal cuando están de incidencias (figura que no existe en la normativa y que la dirección usa a su antojo usando triquiñuelas legales diseñadas por su bufete de abogados)
  • Hicieron listas de pilotos que echaban más combustible.
  • Hicieron listas de los Comandantes que apuntaban siempre las averías.
  • Mandaron cartas amenazando a Comandantes que exigen el tiempo necesario para preparar el vuelo como dicta la ley (Iberia es la compañía –del mundo- que menos tiempo deja dedicar a sus pilotos de largo radio a preparar el vuelo. Apenas dejan dedicar 10 minutos).

Como los Comandantes de Iberia no se dejaron amedrentar por las amenazas, la dirección de Iberia decidió crear Iberia Express, y ahora tanto Vázquez como Lozano están encantados:

  • Los Comandantes de Iberia Express no apuntan averías para no retrasar los vuelos.
  • Los Comandantes de Iberia Express no despachan el vuelo y no hacen caso de la información  que les dan los coordinadores.
  • Los Comandantes de Iberia Express maquillan las hojas de carga para poder llevar más peso del legal.
  • Ahora, como los pilotos han denunciado estos desmanes, dejan toda la carga en tierra para que la lleve Iberia o en camiones. Por supuesto, a cargo de Iberia.
  • Los Comandantes de Iberia Express siempre aceptan pasarse de actividad o tener descansos reducidos.
  • Los Comandantes de Iberia Express hacen mobbing a los copilotos que, para cumplir el Laudo, pidieron pasar al escalafón de pilotos de Iberia, desoyendo los “consejos” de Willie Walsh y de Rafael Sánchez-Lozano, que les amenazaron con aplicarles el ERE que tenían reservado para los pilotos de Iberia si se pasaban a ese escalafón.