[Diálogo ficticio, o no tanto, entre los máximos directivos de Iberia]

Rafael Sánchez Lozano (RSL): Antonio, esto se nos ha ido de las manos.

Antonio Vázquez (AV): Cierto, nos han puesto contra las cuerdas. ¿Pero qué hacemos ahora?

RSL: Bueno, tenemos poco margen. Ya le entregamos la empresa a Willlie. Ahora dependemos de la British.

AV: Así es, pero, al menos, salvemos la cara. Tenemos a todo el mundo en contra.

RSL: Sí, yo también quiero disfrutar del dinero con tranquilidad.

AV: Pues sí, no es agradable que te reprochen desmantelar la compañía de bandera de tu país.

RSL: Qué me vas a contar! A mí ya me pasó con Tabacalera. Mmmmmm… espera, que tengo la solución!

AV: Cual?

RSL: Fácil: desviemos el foco hacia los pilotos. Nos salimos del primer plano, y ponemos a los pilotos en el papel de villanos. Seguro que algunos picarán.

AV: Hombre, no sé si colará.

RSL: Oye, probamos. Te propongo dos cosas: primero, hacemos el paripé en el Consejo, como que nos oponemos, total!… y segundo, aislamos de la negociación a los pilotos, les hacemos el vacío y damos cuerda a los demás. ¿Qué te parece?

AV: Brillante! Y luego lo filtramos, ¿no?

RSL: Eso es, vamos, ¿adelante con ello?

AV: Adelante!